Tipos y perfiles de clientes de un entrenador personal

Tipos y perfiles de clientes de un entrenador personal

Los tipos de clientes de un entrenador personal son un elemento a tener en cuenta por estos profesionales, y que cuenta con mayor importancia de la que puede parecer en principio.

Según el tipo de cliente con el cual esté tratando un entrenador personal, deberá enfocar su trabajo de una forma u otra para poder obtener los resultados esperados.

Cuando hablamos de tipo de cliente de un entrenador personal lo haremos, principalmente, en base a diferentes aspectos: los objetivos que desea conseguir, sus características, o la actitud de dichos clientes frente al entrenamiento.

Como nos podemos imaginar, estos aspectos harán que una persona sea más o menos fácil de entrenar en base a su carácter, motivación o actitud; o bien que se requieran ciertos conocimientos para poder trabajar con personas que presentan características concretas.

En este artículo vamos a ver los tipos de cliente de un entrenador personal, sus perfiles, y qué conocimientos nos harán falta para poder trabajar con determinado tipo de clientes debido a sus necesidades y características.

Entrenador personal y el tipo de cliente

El tipo de cliente con el que va a trabajar un entrenador personal es un factor de gran importancia, ya que el trabajo de estos profesionales se basa en individualizar el entrenamiento para cada persona que entrena.

Este hecho es lo que pone en valor el trabajo de un entrenador personal, y sin lo cual no tendría sentido la existencia de estos profesionales tan demandados en los últimos años.

El tipo de cliente de un entrenador personal puede hacer que el trabajo sea:

  • Fácil, en el caso de que se cumplan las órdenes, la persona sea constante y siga los consejos ofrecidos.
  • O bien que el trabajo sea complicado, poniendo en duda cualquier indicación dada, o no mostrando una constancia a la hora de entrenar o seguir un estilo de vida apropiado.

Si entramos en aspectos técnicos, sin tener en cuenta la personalidad del cliente, vamos a ver que, en función de las características de la persona, se van a requerir unos conocimientos específicos para poder indicar las pautas de entrenamiento y realizar un trabajo seguro.

Son algunos ejemplos de estos casos los siguientes:

  • El entrenamiento de personas que padecen alguna patología, como por ejemplo osteoporosis, enfermedad pulmonar obstructiva, diabetes o haber sufrido un ictus con cierta pérdida de movilidad.
  • El entrenamiento con mujeres embarazadas o que han sido madres recientemente.
  • Clientes que buscan mejorar en algún deporte en concreto, como la halterofilia, el running, el maratón o las carreras de obstáculos OCR.
  • Clientes que han padecido una lesión y se han recuperado de la misma, pero necesitan realizar un trabajo de readaptación deportiva.

Tipos de clientes de un entrenador en base a su personalidad

Tipos de clientes de un entrenador en base a su personalidad

Vamos a empezar viendo los tipos de clientes de un entrenador personal en función de su personalidad, actitud o carácter.

Como ocurre en cualquier ámbito, las personas debemos ajustar nuestra forma de actuar en función de la persona con la cual estamos interactuando.

No somos iguales cuando hablamos con un niño, que cuando lo hacemos con una persona mayor, una persona antipática, o una persona que se encuentra mal anímicamente.

Con los clientes va a ocurrir los mismo, ya que encontraremos personalidades de todo tipo, pero que más o menos vamos a poder agrupar de la siguiente forma.

El buen cliente

Este tipo de cliente de un entrenador personal, es aquel que cumple con lo indicado por su entrenador y se esfuerza al máximo por realizar las tareas.

Pero antes vamos a matizar una cosa, y es que llamar así a este tipo de cliente no quiere decir que los otros clientes sean “malos”.

Todo cliente de un entrenador personal va a ser bueno, ya que se trata de personas que han confiado en dicho profesional y, además, van a suponer un beneficio económico en el trabajo de estos profesionales.

Tan solo empelamos este término para calificarlo, y diferenciarlo, dentro de los distintos grupos de clientes de un entrenador personal.

Para un entrenador personal, trabajar con este tipo de cliente va a resultar fácil, ya que seguirá sus consejos e indicaciones.

El cliente que intenta saber más que el entrenador

Se trata del tipo de cliente de un entrenador personal que, en muchas ocasiones, va a cuestionar las indicaciones recibidas, ofreciendo alternativas que él/ella cree que son mejores o más adecuadas.

Por ejemplo, si indicamos 4 series de un ejercicio, nos dirá. ¿Tantas series? ¿No bastaría con 3? O ¿En lugar de realizar este ejercicio no sería mejor este otro?, ¿Es necesario que caliente 10 minutos en la bicicleta? ¿Hace falta que estiremos al final del entrenamiento?...

Algo a favor de este tipo de clientes, es que suelen esforzarse pese a las dudas que muestran acerca del trabajo indicado.

La forma de proceder con ello debe ser la de justificar por qué indicamos eso mismo, y no otra cosa; y para ello se requiere una buena base de conocimiento adquirida en un curso de formación de entrenador personal de calidad.

Evidentemente, se deberá hacer referencia a los avances conseguidos en el cliente, para que este vea que el trabajo realizado es el adecuado y que va por buen camino.

Nunca imponer nuestro criterio sin justificar nuestras decisiones, ya que esto solo le generará más desconfianza y ganas de intentar mostrar que sus “ideas” son mejores.

¿Quieres ser un experto en PERSONAL TRAINER?

CURSO DE ENTRENADOR PERSONAL ONLINE DE ALTO RENDIMIENTO

Curso ONLINE con diploma de VALIDEZ INTERNACIONAL

El cliente que no quiere esforzarse

Dentro de este tipo de clientes del entrenamiento personal, podemos realizar dos subcategorías:

  • El que quiere conseguir algo, pero no muestra fuerza de voluntad para conseguirlo.
  • El cliente que acude a un entrenador personal de forma obligada, bien por parte de sus padres, su esposa/marido, el médico o cualquier otra circunstancia.

La cuestión es que este tipo de cliente siempre va a presentar excusas como hoy estoy cansado/a, anoche dormí poco, he tenido mucho trabajo, hoy me tengo que ir antes, mañana no podré asistir...

En general, se trata de personas que nunca han realizado deporte, y que no están acostumbradas a seguir un hábito de vida saludable en lo que respecta a actividad y alimentación.

Son clientes complicados, ante los que nunca hay que mostrarse autoritarios, ya que no deben ver el entrenamiento como algo malo o impuesto; sino como algo ameno que les va a ofrecer resultados satisfactorios.

Debemos crear un clima agradable con ellos, que estén a gusto y que se les pase el tiempo rápido.

Si les cuesta acabar el trabajo que indicamos, podemos ser flexibles y pactar un término medio, para que vean que no somos unos sargentos, pero que a su vez puedan obtener resultados.

La mejor parte vendrá cuando empiecen a hacerse visibles los cambios y verse resultados, algo que deberemos destacar para lograr crear en ellos adherencia al entrenamiento y motivación.

El cliente que quiere resultados mañana

Algo muy habitual en el ámbito del entrenamiento personal, es el de encontrar clientes que quieren resultados visibles en unas pocas semanas.

Por lo general suelen ser clientes que contratan los servicios de un entrenador personal en mayo, queriendo quitarse unos cuantos kilos de más para lucir perfectos o perfectas en la primera semana de junio.

También encontramos al cliente que, en un par de meses, y sin haber entrenado nunca, quiere aumentar de volumen muscular y definir a la vez.

Lo primero que se debe hacer con este tipo de clientes es hacerles ver la realidad, e indicarles plazos acordes a sus objetivos.

Nunca intentar retenerlos con falsas promesas, o intentando conseguir resultados a costa de restricciones calóricas excesivas o entrenamientos poco adecuados.

Con esto, lo único que conseguiremos, será poner en riesgo su salud o que se sientan engañados, habiendo perdido clientes y, además, conseguir mala publicidad por su parte.

El cliente que siempre quiere más

No puede faltar entre los tipos de clientes de un entrenador personal, aquella persona que nunca tiene bastante.

Suelen ser personas que llevan mucho tiempo entrenando por su cuenta, con buena base física pero poca base teórica.

Debido a ello, terminan los entrenamientos de manera satisfactoria, esforzándose en todo lo requerido, pero siempre quieren más con la idea de mejorar resultados.

En el ejercicio físico, más entrenamiento no siempre va a suponer más resultados, como ya sabemos, ya que a partir de cierta carga de entrenamiento estaremos sobreentrenando.

Por lo tanto, a este tipo de clientes debemos hacerles ver que, el entrenamiento indicado, se ajusta al volumen, frecuencia e intensidad adecuados para sus objetivos.

El cliente que tiene miedo de ponerse como Ronnie Coleman

Terminamos este apartado hablando con otro tipo de cliente de un entrenador personal algo habitual.

Y es el de aquellas personas que nunca ha realizado trabajo en sala de musculación, y que piensan, con miedo, que por levantar pesas van a alcanzar en pocos meses la forma física de Ronnie Coleman o Schwarzenegger en sus mejores tiempos.

Generalmente se trata de mujeres sin experiencia que, a la hora de realizar trabajos de fuerza, piensan que la musculatura aumenta de forma fácil y rápida, y que terminarán pareciéndose a los más fuertes de la sala.

Como entrenadores sabemos que esto no es así, y es algo que deberemos explicarles para que trabajen sin miedo a esforzarse, ya que, de lo contrario, no aparecerán los resultados esperados.

Tipos de clientes de un entrenador en base a sus necesidades

Tipos de clientes de un entrenador en base a sus necesidades

Pasamos ahora a hablar de los tipos de cliente de un entrenador personal desde un punto de vista algo más serio, ya que en este caso se va a tratar de personas que requieren un entrenamiento específico.

Esto va a suponer que un entrenador personal que deba trabajar con este tipo de clientes, deberá poseer los conocimientos necesarios para ello.

Veamos los principales tipos dentro de esta categoría.

Clientes que padecen alguna enfermedad o patología

Este tipo de clientes es más habitual de lo que pensamos, ya que hay muchas enfermedades crónicas y patologías que tienen una gran incidencia en la población.

Hablamos de casos de personas que son diabéticas, que tienen asma, que padecen osteoporosis, que son hipertensos, que ha sufrido un ictus y han quedado con secuelas...

Si tenemos en cuenta todo este tipo de situaciones, a nivel poblacional encontramos a muchas personas con alguno de estos problemas y, en la mayoría de los casos, la actividad física puede ayudar a mejorar su estado.

Estas personas van a requerir un entrenamiento personal que se ajuste a su problema, aplicando unas pautas concretas y teniendo en cuenta una serie de precauciones para no poner en riesgo su salud.

Es por ello que, cualquier entrenador personal que vaya a trabajar con este tipo de clientes, debe contar con formación adecuada donde se expliquen las pautas de trabajo en estos casos especiales.

Mujeres embarazadas o que han sido madres

Cada vez están mejor documentados los beneficios del ejercicio durante el embarazo y el post parto, siempre y cuando se sigan unas directrices y se tengan una serie de precauciones.

Debido a estos beneficios, cada vez son más las futuras madres que optan por realizar, o continuar realizando, ejercicio físico durante el embarazo.

Además, una vez ha tenido lugar el parto, muchas madres desean volver a recuperar la forma física y trabajar ciertas zonas como es el suelo pélvico.

Por todo ello, son muchas las madres y mujeres embarazadas que recurren a los servicios de los entrenadores y entrenadoras personales para alcanzar estos objetivos.

En estos casos se requiere contar con conocimientos específicos que se adquieren con una formación específica, enfocada al trabajo con mujeres embarazadas y madres recientes.

Con ello se asegura una buena práctica, evitando riesgos tanto para la madre como para el bebé.

Clientes que buscan mejorar en una disciplina deportiva

Otro caso habitual de cliente de un entrenador personal, es el de aquella persona que practica un deporte, y busca mejorar en el mismo.

Evidentemente, si un entrenador personal no tiene conocimiento sobre el deporte en cuestión, no debería aceptar a dicho cliente, ya que no va a poder ofrecerle el servicio que está solicitando.

Generalmente se va a tratar de clientes que practican deportes individuales, como el running, maratón, ciclismo, natación, artes marciales, halterofilia, o las tan de moda carreras de obstáculos.

Contar con formaciones específicas acerca de la preparación y entrenamiento de estos deportes, va a permitir a un entrenador personal abarcar un sector del mercado muy específico y demandado, aumentando su valor como profesional.

Clientes recuperados de lesiones graves

Las lesiones son un elemento que, en mayor o menor medida, nos afectan como deportistas.

Todas y todos los que practicamos deporte, en alguna ocasión habremos sufrido lesiones más o menos graves.

Cuando se produce una lesión importante, el lesionado ha de seguir un proceso:

  • Primero, una recuperación donde interviene el personal médico, con operaciones, vendajes, escayolas u otras acciones.
  • Segundo, una rehabilitación, donde además de intervenir el personal médico, se realizan trabajos de fisioterapia.

Una vez rehabilitado, es el momento de volver a la actividad física, pero esto no puede hacerse de cualquier forma, ya que es probable que hayan pasado meses en este proceso, además de existir miedos y falta de confianza por parte del lesionado.

Aquí es donde entra en juego un entrenador personal formado en la readaptación de lesiones deportivas, realizando un trabajo específico para que el cliente pueda volver a la normalidad en sus entrenamientos.


Estos son, a nivel general, los tipos de clientes con los que va a trabajar un entrenador personal, y con los cuales deberá saber tratar de forma específica para poder obtener los resultados adecuados.

apta vital sport » articulos » tipos y perfiles de clientes de un entrenador personal

Formación reconocida

Formación reconocida internacionalmente



APTA VITAL SPORT ha sido beneficiaria del Fondo Europeo de Desarrollo Regional cuyo objetivo es mejorar el uso y la calidad de las tecnologías de la información y de las comunicaciones y el acceso a las mismas y gracias al que ha podido promocionarse a través de medios digitales para la mejora de la competitividad y productividad de la empresa, del 15/12/2020 al 31/01/21. Para ello ha contado con el apoyo del programa TIC Cámaras soluciones impacto covid-19, de la Cámara de Comercio de Valencia

TIC Camaras
Diputacio de València
Camara de Comercio de España
Camara de Comercio de Valencia

Union Europea

FONDO EUROPEO DE DESARROLLO REGIONAL

UNA MANERA DE HACER EUROPA

IS VITAL BRAND SL, en el marco del programa ICEX Next, ha recibido el apoyo del ICEX y la cofinanciación del fondo europeo FEDER. El objetivo de este apoyo es contribuir al desarrollo internacional de la empresa y su entorno.